Tuesday, January 20, 2009

Día Histórico


No hay discusión, hoy fue un día histórico para los Estados Unidos. Quedó demostrado que en éste país la democracia puede brillar en todo su esplendor y a la misma vez llenar de esperanza y emoción a todo aquel que sueña con una vida mejor.

A pesar que no le otorgué mi voto al Sr. Obama, acepto con mucho respeto y admiración su juramentación; soy de la opinión que todos los que vivimos en este país tenemos el deber de dejar atrás (al menos por el momento) las rivalidades políticas, las competencias de campaña, y las diferencias ideológicas para juntos dar el paso hacia adelante y sacar de la recesión a esta gran nación.

Me encantó que el mundo entero, icluyendo los llamados “enemigos del imperialismo,” no tuvieran mas remedio que observar y hasta envidiar el civismo con que se llevan a cabo las transiciones en éste poderoso y a la vez noble país.

Seguimos siendo una nación joven con una democracia que se va moldeando poco a poco a los cambios que proponen sus ciudadanos. Esta vez el cambio hizo su entrada truinfal por la puerta principal de la Casa Blanca; ondeando banderas y al son de las orquestas le dijimos el adíos oficial a una era de prejuicios raciales. El camino no fue nada fácil. La historia ha dejado en su largo recorrido cicatrices profundas en “blanco y negro” que hoy sirven de recuerdo para que ninguna futura generación cometa las injusticias que se vivieron en tiempos de la segregación.







1 comment:

Silvia said...

You've come a loooong way!