Sunday, May 24, 2009

GAS: Un mal que nos afecta a todos


Llevo semanas sin chistar por éste mi Meollo. Los días y las noches se me han hecho eternas y por mas que he querido descuartizar uno que otro tema para disfrute de algunos y deshago mío, ha sido imposible establecer una conexión entre el deteriorado cuerpecito y la desgastada materia gris. Padezco de un mal que nos afecta a todos; ese mal que muchos prefieren ocultar por vergüenza al que dirán, por miedo a ser señalados y juzgados por la sociedad. A pesar de que se trata de una respuesta normal del organismo, en muchos casos las personas se le corren a uno ya que prácticamente cuando andamos con esa crisis, ¡hedemos! Es precisamente esa hipocresía humana la que hoy me hace confesar sin pena alguna que, yo al igual que ustedes, padezco del temible mal del GAS.

Somos unos tontos si nos avergonzarnos cuando hablamos de nuestro padecimiento de GAS, ya que ésta es una reacción normal y fisiológica de nuestro cuerpo donde participan muchos órganos y funciones musculares. El GAS no es mas que la defensa de nuestro cuerpo el cual actúa como válvula para expulsar y liberarnos de una amenaza. Dependiendo de las circunstancias, el GAS puede actuar como agente positivo o negativo de nuestra salud, y aunque cueste trabajo creerlo y nos cause un poco de risa aceptarlo, todos somos capaces de producir GAS del bueno. Lamentablemente, la imagen del GAS negativo, es la que prevalece en nuestras mentes y cuando nos referimos a la causa y efecto del GAS solo en lo malo pensamos. Estoy de acuerdo que a veces manejado de una manera errónea puede causarnos muchos trastornos y hasta ser peligroso, pero, mi experiencia de muchos años en el mundo complicado de éste fenómeno, me ha enseñado a identificar la parte positiva y tomar provecho de cuanto GAS padezco.

Para mi no hay momento mas intenso y placentero que ese donde sin inhibición alguna y por una buena causa dejo escapar mi GAS. El GAS visto desde el punto de vista competitivo es una arma poderosísima que nos permite sobresalir en ocasiones especiales. De esa misma manera les puedo asegurar que el GAS liberador puede salvar hasta vidas. Y mi GAS preferido, el “ocurrente,” ese es el causante de que hasta en los momentos mas caóticos de mi vida pueda sacar el chistecito a rodar y hacer mis penas y las de ustedes olvidar. Prueba de eso, es que si llegamos hasta este párrafo, no es porque haya despertado la caridad humana en algún escéptico, sino porque les he puesto a volar la morbosidad hasta a los creyentes. ¡Hete aquí el meollo! Siento mucho aclararles que no fue mi flatulencia o una pedorrera espectacular lo que se acaban de devorar. Ese sería un tema audaz del cual muchos podrían disfrutar, y quizás un día de éstos me atreva a escrudiñar. Hoy solo quise matar el hielo de éste blog y jugar con las investigaciones de Hans Selye quien identificó con las iniciales de G.A.S al General Adaptation Syndrome o Síndrome del Estrés…..MAL PENSADOS!

4 comments:

Silvia said...

....y yo que ya iba.....jjejeejjee...pensando mal!

Silvia said...

me encanta la foto q escogiste!!!

stressnica said...

Algo drámatica la fotito! Esa foto fue tomada en la OTRA hamaca...! Recuerdo que ese día tenía un dolor de cabeza de esos tipo "batazo en lo mollera!" Segurito que andaba hasta la pata de GAS! JAJAJA!

Carlos said...

Me volastes! Qué natural lo explicastes, casi que escuché un ruido ó el olor a zorro mión que se siente me puso a pensar...pero... de veras padecés de GAS? Je, je