Tuesday, March 3, 2009

La quinta estación del año


En un arranque de vagancia partí hacia Alemania el pasado 18 de Febrero. Al grito de “Kamelle” (caramelo en kolsch) y perdida en un mar de pelucas, disfraces, barriles de alcohol y una desenfrenada euforia celebré el famoso Karneval de Colonia. Tenía ratos de no sacar a parrandear a la niña soñadora y traviesa que ambula por los rincones de mi corazón. La vestí de bufón, de pícara cupidito y hasta de “reina mierda” para que festejara en un codo a codo con los oriundos del lugar. Aquel que piensa que los alemanes son gente cuadrada incapaces de transformar su puntualidad y perfeccionismo en un desborde de alegría que contagia hasta al más gallo, es porque jamás ha compartido con ellos la época de Carnaval.


Alaaf! Helau! - gritan con emoción los alemanes para darle la bienvenida a la temporada de festividad. La tradición de celebrar el Carnaval se remonta a la antigua costumbre de despedir al invierno y recibir a la primavera. Con el tiempo esta tradición fue absorbida por el cristianismo y es por eso que hoy en día se ha convertido en el símbolo del inicio de la cuaresma. En Alemania el Karneval se celebra fundamentalmente en las regiones con mayor tradición católica como lo son Colonia, Maguncia, Düsseldorf y Bonn. La llamada «quinta estación del año» comienza el 11 de noviembre y termina con “die tollen Tage” o días locos, que es la semana culminante del Carnaval la cual coincide con la semana que va del jueves sucio al Miércoles de Ceniza.







El "Schmutzigerdonnerstag" que mejor lo dejamos como jueves sucio antes de que se me les trabe la lengua, es el día que se celebra el Carnaval de las Mujeres, o para no perder el sabor germano: el "Weiberfastnacht", que viene siendo la noche que las mujeres toman el control de la ciudad. Y fue con esa noche de fiesta que emprendí los cinco días de parranda sin parar que hoy vengo muy desvergonzadamente a compartir a este blog. ¡Confieso! Entre cantos a todo pulmón, bailes con desconocidos, el ir y venir de la cerveza Kolsch y el espeso humo del cigarrillo que se respira en los apretujados Kneipers o bares, ahogue mi "schtress" en un derroche de alegría que me hizo olvidar que ando de luto por el mundo puto.









A como diría la Levy, mi madre, “solté la perra” para perderme en ésta tradición germana y ya para cuando presencié el famoso desfile de carrozas de Rosenmontag o Lunes de Rosas, era toda una experta carnavalera a la que no le importaba hacer el ridículo caminando de gran corona por las calles de la ciudad mientras recogía con bastante infantilismo cuanto caramelo volaban de las carrozas. Entrar o salir de una Kneiper se volvió parte de mi rutina y después de saciar la sed con unos dos traguitos de kolsch o confrontar el frío con una dosis de Jagemeister, me sentía mas alemana que los alemanes.

Hoy regreso a casa exhausta, empachada de desvelo, arrastrando conmigo los recuerdos de esta descarriada experiencia, meditando con un toque de travesura que para mi ésta no fue "la quinta estación del año" sino ¡¡¡LA PRIMERA!!! ¡Faltan cuatro! ¡Que descaro! Estoy lista y alborotada para seguir la parranda, y mientras recoge agua la nube me bombardiaré de energía recordando lo feliz que pasé al ritmo de: Da simmer dabei! Dat is prima! Viva Co-lo-ni-aaa!!!

4 comments:

Silvestre said...

Interesante Bacanal, eso del Aleman parece que te estan regañando cuando lo hablan ...

Todos contra el pacto

Bonito tu Blog, te invito a que des una vuelta por el mio ...

stressnica said...

De verdad que es un inolvidable bacanal!!! Creo que el idioma suena mas a regaño por la influencia "gringa"con el que nos lo han presentado en las películas. A mi me encanta el alemán (¡y los alemanes!). Crecí aprendiendo alemán, fue mi segunda lengua y hoy en día no puedo hablar ni papa. :(

Silvia said...

Wow! ya veo q no sólo en Rio hacen sus carnavales!!!...aunque me parece bastante diferente, jejejejeee
Hurray por la prima, q echó sus buenas canitas al aire :)

Pio Martinez said...

¡Con razón te habías perdido! Me alegra que la hayas pasado bien, que te hayas divertido. Muy bonito tu post, además de instructivo, por algo sos de mis bloguer@s favorit@s. No te quiero estresar, pero acordate que aquel otro blog te espera con los brazos abiertos :)
Un abrazo.